miércoles, marzo 08, 2006

Manifiesto 2 (práctica experimental) enero de 2006. Por Calle

Hay una práctica experimental dentro de lo audiovisual que se ha desarrollado paralela al cine, que de alguna manera se funda y va hacia lo mismo que el séptimo arte, y es la búsqueda dentro de la gramática del lenguaje de las imágenes.

Lo llamado “experimental” dentro de este medio de expresión, siempre se ha juzgado como un hijo menor del cine, instalaciones de video; salas interactivas; Vj; películas que muestran un hombre durmiendo; horas interminables de luces que no narran.

En estas formas de utilizar el lenguaje audio visual, hay una búsqueda que responde a lo humano, a lo que somos como especie, las preguntas sobre lo real y lo irreal, el tiempo y la duración, aparecen en una sala de galería, un cubo blanco es lo real, y sin embargo estas en un túnel, creado por la luz, es la entrada de la discoteca, en el allá de la puerta virtual, salen sonidos y luces que indican otra espacialidad donde sucede algo paralelo a ese momento del cubo, esto podría ser una instalación de luces y sensores que se activan con el movimiento del visitante.

Otro espacio, la fiesta, la gente baila hasta la fatiga, el lugar ha sido ambientado para insinuar una zona temporalmente recontextualizada, los temas muchos, viaje al futuro, defensa de los animales, causas políticas, de género, o simplemente otro espacio donde la duración se impone para la revuelta, un espacio-duración de desorden de los sentidos, el espacio del dios Baco, la música llena todo con sus kilos de sonido y en algunos rincones la proyección, el vj, mezclando imágenes en vivo, los espectadores también hacen su propia edición, oyen , observan, bailan, hablan, un bit comienza a subir por los pies de manera vertiginosa hasta el ombligo, en el muro un hombre desnudo viene hacia ti, alguien se acerca y dice - te ves verde con esa luz- , el bit sigue subiendo y te hace cosquillas en la nariz, algo te jala desde el ano hacia la felicidad, giras la cabeza y ahora es un grito espeluznante de una mujer, el muro ya no es el muro sino un túnel por donde vas cayendo y editas hombre camina mujer grita yo caigo, una mano te rescata de la caída unos ojos rasgados y negros te ofrecen un trago, la garganta se refresca, la temperatura cambia, es ahora un momento de letargo el dj trae a cuento su melancolía y tu la lees quieta, los cubitos de la luz proyectada te introducen en una nueva fachada y todo es real e irreal, ya no tienes nombre, ni género, no existe la ciudad, ni siquiera la bodega de la “realidad” donde se desarrolla la fiesta.

Al salir de cualquiera de estos espacios, ha pasado algo en ellos, los sentidos han sido llamados, expuestos, tocados, la intención de los creadores ha sido decir , narrar, en los mapas del cuerpo, tal vez no hay una historia ordenada paradigmática, tal vez no hay una conciencia en el espectador objeto y sujeto del experimento, pero las puertas hacia las dimensiones de nuestro propio cuerpo, ahí donde no estamos solos, quedan expuestas, no hay un discurso intruso e imponente, cada cual puede escoger con qué se queda de ese momento de realidadnorealidad, donde fue tocado por la percepción sensorial de lo audiovisual.

No hay comentarios.: